Carta abierta de Angelino Garzón “Los incumplimientos de la Unión Fenosa no pueden ser premiados por Colombia”

Carta abierta de Angelino Garzón
“Los incumplimientos de la Unión Fenosa no pueden ser premiados por Colombia”

Santiago de Cali, marzo 27 de 2017

Muchas veces, los sectores privados que contratan y le incumplen al Estado, lo demandan jurídicamente con el único propósito de obtener onerosas indemnizaciones económicas a su favor.

Irónicamente, en la mayoría de las ocasiones, dichos contratos los han obtenido a dedo y con empresas creadas a última hora. Por eso tienen más abogados que ingenieros o profesionales en otras materias.

Su labor de incumplimiento y demandas, las hacen con la colaboración de personas vinculadas al establecimiento político, económico, a centros académicos, medios de comunicación y a prestantes firmas de abogados.

Colocan al Estado como el victimario y ellos como víctimas. Incluso, no tienen problema en promover campañas públicas y acciones jurídicas contra servidores que se han atrevido a defender lo público como les mandata la Constitución. Los incumplidores nacionales y extranjeros violentan la soberanía de los estados y los consideran su vaquita lechera.

Ahora resulta que la empresa española Unión Fenosa, ante los incumplimientos e irresponsabilidades visibles y comprobables de su empresa Electricaribe en la costa atlántica colombiana, con el respaldo del gobierno español y de algunos medios periodísticos de ese país, ha decidido demandar a Colombia por 1.000 millones de euros, so pretexto que Electricaribe fue “estatizada y que en Colombia no existe seguridad jurídica”.

De prosperar esa demanda, las personas que residimos en Colombia tendríamos que trabajar y tributar por varios años para pagar los incumplimientos de Unión Fenosa – Electricaribe.

El presidente Santos, su equipo de gobierno y el superintendente de servicios públicos no pueden olvidar que, mientras su mandato constitucional termina el 7 de agosto de 2018, la demanda continuará y que la misma puede perderse.

Esto lo digo a partir de mi propia experiencia como gobernador del Valle del Cauca 2004 – 2007, cuando la sala plena de la Corte Constitucional, presidida en ese entonces por el doctor Rodrigo Escobar Gil, por mayoría de votos, obligó al departamento del Valle del Cauca a pagar la suma de 20.700 millones de pesos por una carretera doble calzada Cali-Candelaria que nunca se construyó.

Esa decisión fue en contravía de una sala de tres de la misma Corte que le había dado la razón al Departamento y que entre 1996 y 1998, ese sector empresarial recaudó más de 15 mil millones de pesos en peajes, amparados en un contrato que obtuvieron en menos de 48 horas sin licitación alguna.

Esa triste historia demuestra que no basta con tener la razón o el respaldo de la población para ganar dichas demandas.

No olvidemos que tanto en Colombia como en muchos países del mundo, al igual que en los organismos internacionales, los sectores privados que le incumplen y demandan al Estado tienen mucho poder y capacidad de lobby para ganar los procesos jurídicos por obras que nunca realizaron. Esa es también otra forma más sofisticada de corrupción y una ofensa a la dignidad de los contribuyentes y de los países.

Para que la historia no se vuelva a repetir como tragedia, sugiero tanto al señor Presidente como a la señora Canciller que diseñen, de manera urgente, una estrategia política y jurídica de defensa de Colombia.

En ese camino, es necesario con el presidente Rajoy de España, con el Secretario General de la ONU y con los directores tanto del Banco Mundial como de la OCDE, procurar un acuerdo de conciliación y cumplimiento con la Unión Fenosa, lo mismo que adelantar las acciones jurídicas en Colombia y en el exterior que permitan hacer realidad que los incumplimientos de la Unión Fenosa no pueden ser premiados por Colombia.

A propósito de la lucha por la transparencia y defensa de lo público, sería importante que el gobierno nos informara sobre las demandas nacionales e internacionales que se adelantan contra Colombia, como también sobre la situación, defensa y montos de las mismas. De igual manera y tal como ya lo informó públicamente la Ministra de Comercio Exterior, cuánto le costará al país el grupo de abogados contratado por ella para enfrentar la injusta demanda de la Unión Fenosa cuya voracidad económica no tiene límites.

Fraternalmente,

 ANGELINO GARZÓN 

Ex Vicepresidente de Colombia

Carta Abierta Angelino Garzón: “Para las presidenciales, los del SI y los del NO, tenemos el deber de contribuir a la reconciliación y no a la polarización de Colombia”

CARTA ABIERTA DE ANGELINO GARZÓN
Santiago de Cali, marzo 21 de 2017

“Para las presidenciales, los del SI y los del NO, tenemos el deber de contribuir a la reconciliación y no a la polarización de Colombia”

Como es de conocimiento público, en mayo de 2018 elegiremos en Colombia al presidente y al vicepresidente. Para ello, considero que los del SI y los del No tenemos el deber de contribuir a la reconciliación y no a la polarización de Colombia.

En la democracia no todo vale. En ese sentido, los diversos candidatos y candidatas, así como los partidos políticos o grupos de ciudadanos que los avalan, deberían comprometerse públicamente con la iniciativa de cero tolerancia con la corrupción y con la compra o venta de votos. Respaldar la iniciativa del voto obligatorio y para que todo ingreso o gasto superior a un millón de pesos lleve el visto bueno del candidato a fin de acabar con el cuento de que ” todo fue a mis espaldas”.

Igualmente, para que si ganan, gobiernen sin odios, pensando en el bien común y bajo el principio de que los recursos públicos son sagrados. Lo que necesitamos es desarrollar la cultura de que en una democracia, lo fundamental es la gente empezando por los niños y las niñas.

Las personas que habitan nuestro país, tanto en el área urbana como rural, lo que más necesitan es transparencia, educación, salud, agua potable, empleo, seguridad ciudadana, medio ambiente sano, paz, diálogo, equidad social y respeto a los derechos humanos.

Los problemas de Colombia no radican en que si los del SÍ no quieren saber nada de los del NO o viceversa. Lo que se necesita son soluciones reales a sus necesidades cotidianas, las cuales deben venir del gobierno nacional, de los gobiernos locales y regionales con amplia participación de la población.

A los promotores de odios y de sectarismos, con toda la tranquilidad ganada en mis 70 años de vida, les digo: sus odios y sectarismos no son los míos y menos se los voy a heredar. 

Quien gobierne a Colombia tiene que saber que somos una república independiente, soberana y no un país feudal, sometido a los caprichos de una o varias personas.  

No podemos negar que más de 50 años de conflicto armado interno han sido muy duros; pero afortunadamente para el presente y futuro de nuestro país, la gente no se quedó en el remolino de la violencia, de la ilegalidad o del dolor colectivo.

El horizonte es mirar hacia adelante, valorándonos como país soberano, inteligente e innovador. 
En ese propósito fue muy importante la votación democrática por el NO y por el SÍ a los acuerdos de paz. Esa realidad ya es historia patria así como han sido los terribles hechos de violencia, del narcotráfico y de rla corrupción, que desafortunadamente nos siguen afectando.

Ahora nos toca pasar la página para no quedarnos prisioneros del pasado. Decirles muy fraternalmente a los del SÍ como a los del NO, que nos unamos en la diferencia, para que unidos nos atrevamos a hacer posible lo imposible, tratando de ganar las elecciones presidenciales de 2018 para trabajar por un país mejor, decente y reconciliado.

Fraternalmente,

 

ANGELINO GARZÓN

 Exvicepresidente de Colombia