Intervención de Angelino GarzónEncuentro Nacional “Vamos Juntos por el Sí a la Paz”

Intervención de Angelino GarzónEncuentro Nacional “Vamos Juntos por el Sí a la Paz”
Cali, Febrero 26 de 2016

Amigos y amigas,
Compañeros y compañeras:
Agradezco su presencia en este Encuentro que tiene por lema “Vamos juntos por el sí a la paz”. Esta reunión es una expresión de unidad en la diversidad porque la paz es coincidente con el derecho a ser diferentes y porque permite que, aún siendo distintos, podamos trabajar todos por un país más democrático, mejor, incluyente y más equitativo socialmente.
Todas las personas aquí presentes tenemos en común que queremos un país en paz, sin guerrillas, sin grupos armados ilegales, sin narcotráfico y sin bandas criminales. Estamos convencidos que en la Colombia de hoy es mejor tener guerrilleros hablando que disparando.
Nuestro propósito debe estar dirigido a lograr que en La Habana, Cuba, tanto el gobierno nacional como las farc, tomen la decisión de firmar un acuerdo de paz realista, sin temores a las dudas, a las incomprensiones o a los sueños de algunas personas de persistir en el camino equivocado e improductivo de la guerra.
Ese acuerdo, sea cual sea, con sus aciertos y desaciertos, debemos respaldarlo ampliamente a nivel nacional mediante una consulta popular que se exprese en más de 10 millones de votos en todo el país.
El presente y futuro de Colombia no puede estar prisionero de los partidarios del NO a la paz o de que este proceso fracase para bien de los que han hecho del conflicto armado colombiano una manera de justificar supuestas victorias militares que nunca llegan, menos el triunfo militar de ideales revolucionarios que hace mucho rato perdieron su rumbo o la negación de mayor democracia a nivel local, regional o nacional, so pretexto del conflicto armado interno.
Definitivamente, la guerra es un gran negocio del que se han lucrado económica y políticamente algunas personas, mientras que la paz es presente y futuro para la vida y la democracia.
Estoy seguro que en la mesa de diálogo de La Habana, tanto los voceros delas farc como del gobierno nacional, superarán las dificultades que se han presentado en los últimos días entre constituyente y plebiscito.
Al final de cuentas primará el sentido común, es decir, la firma de un acuerdo de paz en el año 2016 y que, en medio de las diferencias, encontrarán los mecanismos para ser respaldado política y socialmente a nivel nacional.
Ese mismo espíritu de diálogo, de reconciliación, de una Colombia sin guerrillas, sin conflicto armado interno y sin violencia, esperamos que prime en la guerrilla del eln a fin de que cesen todas sus acciones violentas, liberen a las personas secuestradas e inicien un proceso de diálogo con el gobierno nacional.
En la perspectiva de que “Vamos juntos por el sí a la paz”, les invito para que en esta reunión analicemos la posibilidad de convocar para el próximo mes de julio a una reunión nacional amplia, en la ciudad de Cali, bajo el lema “la ciudadanía tiene el deber y el derecho de contribuir a la paz de Colombia”. La idea es que a dicha reunión lleguen jóvenes, mujeres, adultos mayores, afros, indígenas, campesinos, población lgtbi y servidores públicos, entre otros, que nos permita hacer del camino de la paz una vía que nos conduzca a un país seguro, respetuoso de la diversidad, más educado, equitativo y sin violencia.
Al agradecer los diversos saludos de entidades internacionales que nos han llegado, también, en esta reunión, debemos analizar la manera de contribuir a la iniciativa un diálogo sur-sur, en Cartagena en abril de 2017, entre países con experiencia de paz, a fin de no cometer errores que nos devuelvan a la épocas propia de sociedades bárbaras, donde las diferencias y los conflictos se resuelven eliminando físicamente a los contrarios.
Precisamente, como antesala a esta reunión, se presentaron los hechos lamentables en el corregimiento de El Conejo, en el departamento de la Guajira: Coincido con las personas que señalan que los dirigentes de las farc se equivocaron al pretender hacer política con hombres de las farc armados.

Afortunadamente, con la mediación de los gobiernos de Noruega y Cuba, parece que ya se superó este obstáculo en los diálogos de paz.
Siendo realistas, lo del Conejo es una “pendejadita” con relación a los asesinatos, secuestros, masacres, desapariciones, desplazamiento forzado, usurpación de tierras, muerte de niños y niñas por desnutrición en la Guajira, lo mismo que la liquidación a sangre y fuego del partido de izquierda UP, de una buena parte del sindicalismo en Colombia, de organizaciones de Derechos Humanos o muchos hechos de corrupción administrativa a nivel nacional o regional.
La búsqueda de la paz presupone generosidad, espíritu de reconciliación, perdón, porque con odios y venganzas no vamos a resucitar a los muertos y menos a las personas desaparecidas.
Les invito a que más allá de las críticas que tengamos al gobierno nacional, a la guerrilla de las farc y del eln, trabajemos juntos por el sí a la paz, por un presente y futuro seguro para Colombia, a nivel local y regional y para que la violencia como el conflicto armado interno se conviertan en una leyenda del pasado que nunca más debe volver a repetirse en nuestro país.

Saludos y éxitos

Anuncios