Carta Abierta de Angelino Garzón “Unidos y Diferentes” 

Santiago de Cali, Mayo 30 de 2017 

El próximo 26 de Enero, en la ciudad de Cali, realizaremos de manera independiente, una reunión política nacional bajo el lema “Unidos y Diferentes”, la cual será abierta a la diversidad política y social. 

En la misma, analizaremos el tema de las diversas candidaturas presidenciales y vicepresidenciales, los principios de unidad, equidad social, solidaridad, transparencia, no violencia y reconciliación que defienden cada una de ellas, a fin de tomar decisiones. 

En esa misma línea de conducta abordaremos el tema de las elecciones legislativas. También promoveremos una tranquila reflexión sobre la conveniencia de acoger la iniciativa que desde hace varios años me han venido haciendo algunas personas de transformarnos en una corriente pluralista de opinión política tanto a nivel nacional como internacional a la cual podamos pertenecer personas independientes o de los diversos partidos y movimientos políticos, sin tener la angustia de renunciar a ellos o a nuestras convicciones políticas y religiosas. 

En materia de unidad el propósito fundamental debe ser el presente y futuro de Colombia y el deseo de la población de tener un país mejor, menos violento, en paz, más democrático y justo donde primero sea la gente. Su logro depende mucho del respeto a las diferencias de Colombia en lo geográfico, étnico, político, religioso, en materia de género y generacional, pero al mismo tiempo contribuyendo a la eliminación de la desigualdad social a partir del desarrollo y garantía de los derechos universales a la salud y a la educación que como los derechos a la paz y a la seguridad, no son patrimonio ni de la derecha ni de la izquierda sino de la democracia y los derechos humanos.

En el respeto de esa diferencia, trabajaremos siempre por abolir lo contrario a la misma, como es la corrupción, la violencia, la compra de votos, la desigualdad social y la polarización. Frente a ellas tendremos siempre cero tolerancia y como principios de vida, le solicitaremos a los diversos candidat@s que asuman similar postura.

Unidos y Diferentes no significa ser tolerantes con el delito o las desigualdades sociales. Menos desconocer la rica historia de Colombia de ser un país en progreso en medio de tantos años de violencia irracional porque sencillamente no existe ni ha existido violencia buena o violencia mala. Todas ellas son contrarias a la democracia y han facilitado la corrupción, la desigualdad social y la violación de los derechos humanos.

Manifiesto que Colombia, al igual que todas las personas que son respetuosas de la constitución y los derechos humanos, tienen y tendrán siempre en mi persona un punto de apoyo, porque los odios de otros no son mis odios y por principios, gozo con los éxitos de otros.

Si estás de acuerdo con algunas de las reflexiones anteriores, te esperamos en Cali, en la reunión del próximo 26 de Enero para que desde la visión “Unidos y Diferentes”, continuemos contribuyendo desde la parte urbana y rural al logro de una Colombia justa, reconciliada y donde primero sea la gente.

Angelino Garzón

Ex Vicepresidente de Colombia

Por Angelino, habla Angelino

Por Angelino, habla Angelino

Mayo, 10 de 2017

Si tenemos cero tolerancia con la corrupción y somos más austeros en el gasto publico, podemos lograr una pólitica pública de mejores salarios y menos impuestos, de rebajar tres puntos en el IVA, garantizar pensiones mínimas para personas mayores de 65 años que nunca cotizaron a pensiones o se retiraron del sistema, lo mismo que garantizar el derecho a la educacion técnica o universitaria de buena calidad a las personas que terminaron la educacion secundaria y tener hospitales abiertos, bien equipados y eficientes al servicio de la gente. 

Si nos miramos como un país urbano y rural en la diferencia podemos lograr los derechos a la seguridad alimentaria, a un medio ambiente sano y al agua potable.

La paz, la no violencia y la seguridad no son de derecha o de izquierda sino que son patrimonios de la democracia y los Derechos Humanos.

Si nos unimos en la diferencia para las elecciones Presidenciales en el 2018, otro país puede ser posible donde prospere el diálogo, la equidad social,la no violencia, el desarme de la palabra y la democracia.

Angelino Garzón

Ex-Vicepresidente de la República de Colombia

Carta Abierta de Angelino Garzón “Unidad en la diferencia para que trabajemos por una Colombia reconciliada y del futuro”

Santiago de Cali, Abril 20 de 2017  

Lograr una Colombia reconciliada y del futuro no es tarea fácil, tampoco imposible. Lo volveremos una realidad si sabemos trabajar de manera unitaria, flexible, buscando lo que nos une, sin volvernos prisioneros de las diferencias.

Lo prioritario es el diálogo constructivo entre los diversos sectores de la izquierda, los independientes y los del Centro Democrático, en cabeza del expresidente y senador de la república Álvaro Uribe Vélez ya que tienen en común, que todos son oposición política al gobierno nacional.

Algunas personas de diversos sectores políticos y sociales han manifestado su desacuerdo con la anterior iniciativa. Respetando sus opiniones, les recuerdo lo siguiente:

1. Santos fue elegido Presidente y Angelino Vicepresidente en el 2010 principalmente por el respaldo político de Álvaro Uribe Vélez.

2. No siempre he coincidido con el Centro Democrático, con sectores de la izquierda e independientes. Por ejemplo, en las pasadas elecciones para la Alcaldía de Cali en el 2015, el Centro Democrático junto con Cambio Radical y algunos sectores ricos de Cali, respaldaron la elección de Maurice Armitage como alcalde de Cali, como tampoco ninguno de los actuales candidatos de la izquierda y de los independientes me respaldaron en esas elecciones municipales.

3. En el plebiscito del pasado 2 de octubre, de manera independiente promoví desde un principio el Sí a favor de los acuerdos de paz entre el gobierno y las farc.

Con todo respeto, considero que Piedad Córdoba, Petro y Robledo en el campo de la izquierda, como Claudia López y Fajardo en el de los independientes, si persisten en andar solos, basados en el yo con yo, no ganarán la Presidencia de la República en el 2018, como tampoco ninguno de los candidatos y candidatas del Centro Democrático. Una cosa es pasar a la segunda vuelta y otra muy distinta es ganar la Presidencia de la República.

Si los de la izquierda, los independientes y los del Centro Democrático, incluyendo a los que en cada uno de esos sectores no han presentado todavía su candidatura, persisten en andar a solas sin atreverse a romper las barreras del miedo para llegar a acuerdos entre sí, creo que muy difícilmente pueden ganar la Presidencia de la República.

De no tener el coraje de unirse, es posible que continúen cada uno por su lado por varios años como oposición política y de paso, faciliten en el 2018 el triunfo de sectores políticos a quienes tanto critican y que al igual que ellos, tienen el legítimo derecho de unirse y trabajar para tratar de ganar las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales.

A esta altura de mi vida, cuando he visto correr tanta agua por debajo de los puentes y beber de la misma a personas que en el pasado decían “de esta agua no beberé” y cuando el Dios de los cielos y la ciencia médica me han dado una segunda oportunidad de vida, considero como un deber con mi historia, el de contribuir con mi experiencia e independencia, al logro de esa unidad en la diferencia, que en mi opinión es la clave para ganar las elecciones presidenciales.

En el sindicalismo y en el sector público aprendí que, si queremos que los recursos públicos alcancen, debemos tener cero tolerancia con la corrupción y con la irresponsabilidad de algunos sectores políticos y privados de ver siempre al Estado como su vaquita lechera.

Si somos más austeros en el gasto público y sabemos estimular la coordinación interinstitucional, lo mismo que las alianzas público privadas, estoy seguro que lograremos el estado de bienestar, primordial en la lucha contra la pobreza en Colombia.

Con tu colaboración, rompiendo los miedos de coincidir con los diferentes, más allá de tu militancia o simpatías políticas, credos religiosos, estrato social, género, edad, color de piel u orientación sexual, juntos y escuchándonos recíprocamente podremos hacer realidad que otro país sea posible, ganando y gobernando juntos en la diversidad para bien de la gente, de la reconciliación y del progreso de Colombia.

Con este propósito te esperamos en Cali, en el hotel Spiwak, en la reunión nacional de Unidad en la Diferencia, el día 26 de enero de 2018.

Fraternalmente,
Angelino Garzón

Ex Vicepresidente de Colombia

Carta abierta de Angelino Garzón “Con la voluntad del gobierno nacional, de Putumayo y Mocoa, se puede seguir el ejemplo del eje cafetero en la reconstrucción física y social de Mocoa”

Carta abierta de Angelino Garzón
“Con la voluntad del gobierno nacional, de Putumayo y Mocoa, se puede seguir el ejemplo del eje cafetero en la reconstrucción física y social de Mocoa”


Santiago de Cali, Abril 04 de 2017

Un error que muchas veces se comete en el estado, es pretender inventar lo que ya está inventado o comenzar de cero, olvidándose muchas veces, las enseñanzas positivas que nos han dejado la atención y solución de problemas tando en Colombia como en otras partes del mundo.

Frente a la tragedia lamentable que está viviendo la gente de Mocoa, considero que entre el gobierno nacional, de Putumayo y de Mocoa, debe existir la coordinación de esfuerzos y no abordarla como una tragedia más, máxime cuando la misma ocurrió hace como 45 años atrás y de acuerdo a algunos medios de comunicación se habría podido prevenir.

Debemos valorar la presencia desde el primer día de la tragedia del Presidente Santos y de su equipo de Gobierno. Igualmente, la desiganción del Dr. Luis Carlos Villegas, actual Ministro de Defensa, como gerente para la reconstrucción física y social de Mocoa, por toda su experiencia en la reconstrucción del eje cafetero después del duro terremoto de enero de 1999.

Lo fundamental en los actuales momentos, es la unidad y la solidaridad con Mocoa, que no puede estar por debajo de la firma de los acuerdos de paz con las farc y del triunfo del No sobre el Sí en el Plebiscito.

En esta perspectiva, es importante la apetura de la cuenta nacional de donaciones Davivienda #021 666 888, a la cual tanto mi espoa Montse como yo, en nuestra condición de pensionados haremos nuestros aportes respectivos.

La solidaridad, parte del principio cristiano “hoy por ti, mañana por mi” y la misma en toda tragedia natural o humana es contraria a la inmoralidad y a las actividades delincuenciales.

Respaldemos a los tres gobiernos, a la justicia y a nuestras fuerzas militares y policía en su política de cero tolerancia con los delincuentes que aprovechan el caos para robar y agredir a la gente, que de manera angustiosa tratan de sobrevivir a la tragedia.

La tarea puede resultar mejor si el presidente Santos, invita a dialogar y a trabajar conjuntamente a los ex presidentes y ex vicepresidentes, a fin de lograr que la solidaridad con Mocoa, sea el factor humano de unidad y reconciliación de Colombia, que desafortunadamente no se logró con los acuerdos de Paz.

En ese camino, también sería importante, la creación de un fondo público-privado para la reconstrucción física y social de Mocoa. En el mismo deben participar y aportar el gobierno nacional, de Putumayo y de Mocoa, como también diversos sectores de la comunidad nacional e internacional. Debe ser gerenciado por una persona con experiencia en la materia y en la canalización de la solidaridad.

Solo así, volveremos una realidad, la consigna #MocoaSomosTodos.

Dice el dicho popular que “cuando el río suena piedras trae”, de esta forma, tanto el gobierno nacional como los regionales y locales, tienen el deber constitucional de prevenir nuevas tragedias que por el crudo invierno pueden suceder en el futuro, mucho más cuando por no enfrentar a los comerciantes de la muerte nos volvemos temerosos desde el estado en la defensa de los seres humanos.

Un principio básico del buen gobierno es que en toda sociedad primero es la vida y después los negocios privados.

Con el mismo propósito de poner por encima de nuestros egos y diferencias la unidad y solidaridad con Mocoa, le he solicitado al Sr. Tulio Gómez – Presidente del América de Cali, para que hable con los presidentes del Deportivo Cali y de la Dimayor, sobre la necesidad de organizar lo más pronto posible, un partido amistoso entre el América y el Deportivo Cali con el único propósito de destinar lo que se recaude en taquilla a una actividad específica para la reconstrucción física y social de Mocoa.

ANGELINO GARZÓN

Ex Vicepresidente de Colombia

Carta abierta de Angelino Garzón “Los incumplimientos de la Unión Fenosa no pueden ser premiados por Colombia”

Carta abierta de Angelino Garzón
“Los incumplimientos de la Unión Fenosa no pueden ser premiados por Colombia”

Santiago de Cali, marzo 27 de 2017

Muchas veces, los sectores privados que contratan y le incumplen al Estado, lo demandan jurídicamente con el único propósito de obtener onerosas indemnizaciones económicas a su favor.

Irónicamente, en la mayoría de las ocasiones, dichos contratos los han obtenido a dedo y con empresas creadas a última hora. Por eso tienen más abogados que ingenieros o profesionales en otras materias.

Su labor de incumplimiento y demandas, las hacen con la colaboración de personas vinculadas al establecimiento político, económico, a centros académicos, medios de comunicación y a prestantes firmas de abogados.

Colocan al Estado como el victimario y ellos como víctimas. Incluso, no tienen problema en promover campañas públicas y acciones jurídicas contra servidores que se han atrevido a defender lo público como les mandata la Constitución. Los incumplidores nacionales y extranjeros violentan la soberanía de los estados y los consideran su vaquita lechera.

Ahora resulta que la empresa española Unión Fenosa, ante los incumplimientos e irresponsabilidades visibles y comprobables de su empresa Electricaribe en la costa atlántica colombiana, con el respaldo del gobierno español y de algunos medios periodísticos de ese país, ha decidido demandar a Colombia por 1.000 millones de euros, so pretexto que Electricaribe fue “estatizada y que en Colombia no existe seguridad jurídica”.

De prosperar esa demanda, las personas que residimos en Colombia tendríamos que trabajar y tributar por varios años para pagar los incumplimientos de Unión Fenosa – Electricaribe.

El presidente Santos, su equipo de gobierno y el superintendente de servicios públicos no pueden olvidar que, mientras su mandato constitucional termina el 7 de agosto de 2018, la demanda continuará y que la misma puede perderse.

Esto lo digo a partir de mi propia experiencia como gobernador del Valle del Cauca 2004 – 2007, cuando la sala plena de la Corte Constitucional, presidida en ese entonces por el doctor Rodrigo Escobar Gil, por mayoría de votos, obligó al departamento del Valle del Cauca a pagar la suma de 20.700 millones de pesos por una carretera doble calzada Cali-Candelaria que nunca se construyó.

Esa decisión fue en contravía de una sala de tres de la misma Corte que le había dado la razón al Departamento y que entre 1996 y 1998, ese sector empresarial recaudó más de 15 mil millones de pesos en peajes, amparados en un contrato que obtuvieron en menos de 48 horas sin licitación alguna.

Esa triste historia demuestra que no basta con tener la razón o el respaldo de la población para ganar dichas demandas.

No olvidemos que tanto en Colombia como en muchos países del mundo, al igual que en los organismos internacionales, los sectores privados que le incumplen y demandan al Estado tienen mucho poder y capacidad de lobby para ganar los procesos jurídicos por obras que nunca realizaron. Esa es también otra forma más sofisticada de corrupción y una ofensa a la dignidad de los contribuyentes y de los países.

Para que la historia no se vuelva a repetir como tragedia, sugiero tanto al señor Presidente como a la señora Canciller que diseñen, de manera urgente, una estrategia política y jurídica de defensa de Colombia.

En ese camino, es necesario con el presidente Rajoy de España, con el Secretario General de la ONU y con los directores tanto del Banco Mundial como de la OCDE, procurar un acuerdo de conciliación y cumplimiento con la Unión Fenosa, lo mismo que adelantar las acciones jurídicas en Colombia y en el exterior que permitan hacer realidad que los incumplimientos de la Unión Fenosa no pueden ser premiados por Colombia.

A propósito de la lucha por la transparencia y defensa de lo público, sería importante que el gobierno nos informara sobre las demandas nacionales e internacionales que se adelantan contra Colombia, como también sobre la situación, defensa y montos de las mismas. De igual manera y tal como ya lo informó públicamente la Ministra de Comercio Exterior, cuánto le costará al país el grupo de abogados contratado por ella para enfrentar la injusta demanda de la Unión Fenosa cuya voracidad económica no tiene límites.

Fraternalmente,

 ANGELINO GARZÓN 

Ex Vicepresidente de Colombia

Carta Abierta Angelino Garzón: “Para las presidenciales, los del SI y los del NO, tenemos el deber de contribuir a la reconciliación y no a la polarización de Colombia”

CARTA ABIERTA DE ANGELINO GARZÓN
Santiago de Cali, marzo 21 de 2017

“Para las presidenciales, los del SI y los del NO, tenemos el deber de contribuir a la reconciliación y no a la polarización de Colombia”

Como es de conocimiento público, en mayo de 2018 elegiremos en Colombia al presidente y al vicepresidente. Para ello, considero que los del SI y los del No tenemos el deber de contribuir a la reconciliación y no a la polarización de Colombia.

En la democracia no todo vale. En ese sentido, los diversos candidatos y candidatas, así como los partidos políticos o grupos de ciudadanos que los avalan, deberían comprometerse públicamente con la iniciativa de cero tolerancia con la corrupción y con la compra o venta de votos. Respaldar la iniciativa del voto obligatorio y para que todo ingreso o gasto superior a un millón de pesos lleve el visto bueno del candidato a fin de acabar con el cuento de que ” todo fue a mis espaldas”.

Igualmente, para que si ganan, gobiernen sin odios, pensando en el bien común y bajo el principio de que los recursos públicos son sagrados. Lo que necesitamos es desarrollar la cultura de que en una democracia, lo fundamental es la gente empezando por los niños y las niñas.

Las personas que habitan nuestro país, tanto en el área urbana como rural, lo que más necesitan es transparencia, educación, salud, agua potable, empleo, seguridad ciudadana, medio ambiente sano, paz, diálogo, equidad social y respeto a los derechos humanos.

Los problemas de Colombia no radican en que si los del SÍ no quieren saber nada de los del NO o viceversa. Lo que se necesita son soluciones reales a sus necesidades cotidianas, las cuales deben venir del gobierno nacional, de los gobiernos locales y regionales con amplia participación de la población.

A los promotores de odios y de sectarismos, con toda la tranquilidad ganada en mis 70 años de vida, les digo: sus odios y sectarismos no son los míos y menos se los voy a heredar. 

Quien gobierne a Colombia tiene que saber que somos una república independiente, soberana y no un país feudal, sometido a los caprichos de una o varias personas.  

No podemos negar que más de 50 años de conflicto armado interno han sido muy duros; pero afortunadamente para el presente y futuro de nuestro país, la gente no se quedó en el remolino de la violencia, de la ilegalidad o del dolor colectivo.

El horizonte es mirar hacia adelante, valorándonos como país soberano, inteligente e innovador. 
En ese propósito fue muy importante la votación democrática por el NO y por el SÍ a los acuerdos de paz. Esa realidad ya es historia patria así como han sido los terribles hechos de violencia, del narcotráfico y de rla corrupción, que desafortunadamente nos siguen afectando.

Ahora nos toca pasar la página para no quedarnos prisioneros del pasado. Decirles muy fraternalmente a los del SÍ como a los del NO, que nos unamos en la diferencia, para que unidos nos atrevamos a hacer posible lo imposible, tratando de ganar las elecciones presidenciales de 2018 para trabajar por un país mejor, decente y reconciliado.

Fraternalmente,

 

ANGELINO GARZÓN

 Exvicepresidente de Colombia

 

“Convoquemos de manera amplia para noviembre en Bogotá, a una Asamblea Ciudadana por el Sí a la Paz y la Reconciliación en Colombia”.

Carta abierta de Angelino Garzón 

Bogotá D.C, 17 de Mayo de 2016

“Convoquemos de manera amplia para noviembre en Bogotá, a una Asamblea Ciudadana por el Sí a la Paz y la Reconciliación en Colombia”.

Los diálogos que ha venido promoviendo el gobierno con las farc, en la Habana Cuba, para buscar la firma de un Acuerdo de Paz y de avanzar en la reconciliación en Colombia, se están haciendo en el marco de lo que obliga la Constitución Nacional. Los mismos son voluntarios y buscan poner fin a un inútil conflicto armado interno de más de 50 años.

Lograrlo no es tarea fácil, por las desconfianzas y desigualdades sociales que existen, pero de concretarse, permitiría hacia el futuro tener un país sin la guerrilla de las farc, y avanzar en la construcción de un país moderno y sin violencia.

Es apenas natural que algunas personas no estén acuerdo con el propósito de los mismos. El sentido común nos enseña que es mucho mejor tener ex guerrilleros hablando, que guerrilleros disparando o pensando en hacer otros actos de violencia.

En Colombia los gobernantes que han estado en los últimos 60 años, han fracasado en los diferentes ensayos de liquidar físicamente a las guerrillas. Es verdad que algunos guerrilleros están muertos, en las cárceles o han abandonado la actividad guerrillera, pero lo concreto y lo real, es que las guerrillas están ahí, vivitas y coleando, haciéndole daño al Estado, a la economía, al medio ambiente, a la población civil y a la democracia.

Me parece importante, que en el marco de la Constitución Nacional, el Presidente Santos haya optado por el camino del dialogo con las farc, para que abandonen la práctica de la violencia como forma de hacer política.

Lograrlo siempre necesitará la voluntad de dos: Gobierno y farc. Es posible que ambas partes aspiren al acuerdo ideal, lo mismo que algunas personas en Colombia. A todas ellas, les recuerdo que en la vida real no existe, ni ha existido el acuerdo ideal, ni siquiera en la relación de parejas. Los mismos se construyen con incertidumbres, desconfianzas y sin olvidar que cada persona tiene una historia, muchas veces marcada por los caminos de la vida que les ha tocado recorrer, tal como lo dice una canción popular colombiana.

Es apenas natural que dichos diálogos y acuerdos de paz, generen iniciativas polémicas como la del Ex Presidente Álvaro Uribe, de invitar a la resistencia civil contra los mismos.

En mi opinión, él como cualquier otra persona, esta en su derecho democrático de expresarse y por eso no tiene por qué ser descalificado o vilipendiado.

En tal sentido, creo que lo mejor para el presente y futuro de Colombia, sería un diálogo directo entre el Presidente Santos y el Ex Presidente Uribe, lo mismo que de éste ultimo con el jefe de las farc, tal como el señor Timochenko lo ha manifestado.

De mi parte, con las dudas o diferencias que pueda tener, continuaré trabajando en la creación de un proceso civil a favor de los Acuerdos de Paz y la reconciliación en Colombia. En esa perspectiva, le propongo a la población civil en sus diversas expresiones, que convoquemos de manera amplia para noviembre en Bogotá, a una Asamblea Ciudadana por el Sí a la Paz y la Reconciliación Nacional.

Ese fue el espíritu de la carta que dirigí el pasado 14 de abril a los integrantes de la Honorable Corte Constitucional, solicitándole que le de vía libre a la ley que permite convocar a un plebiscito nacional por el Sí o por el No a la paz.

Reitero que de aprobarse tal iniciativa, continuaré trabajando con otras personas, por el logro de más de 10 millones de votos por el Sí a los Acuerdos de Paz y la reconciliación en Colombia.

Con todo respeto, creo que a la iniciativa de la resistencia civil, debemos responderle con la voluntad de trabajar en la conformación de un proceso civil por el Sí a los Acuerdos de Paz, tal como ya lo hicieron en su momento Gandhi en la India y Mandela en Sudáfrica.

Fraternalmente,
ANGELINO GARZÓN

Ex Vicepresidente de Colombia

Ecuador Amigo, Colombia está Contigo

Carta abierta de Angelino Garzón
Santiago de Cali, abril 24 de 2016

“Ecuador Amigo, Colombia está Contigo”

 Bajo este lema, el día 2 de mayo a las 5 pm en el Hotel Spiwak de Cali y con la presencia del señor Embajador de la República de Ecuador en Colombia, Raúl Vallejo Corral, he convocado a diversos sectores de la sociedad civil de Cali y del Valle del Cauca para seguir promoviendo la solidaridad con el hermano pueblo de Ecuador.

Destaco, la respuesta positiva que han dado ya algunas personas y empresas como Evacol, Eternit, los empresarios de alimentos Noé Rodríguez y Juan Carlos Almanza lo mismo que Caracol Radio Cali bajo la gerencia del señor Carlos Bricker.

De mi parte y junto con mi esposa Montserrat Muñoz, de nuestros recursos pensionales, hemos tomado la decisión de aportar la suma de un millón de pesos que colocaremos en la cuenta abierta en el Banco de Occidente que para tal fin ha abierto la Embajada del Ecuador en Colombia.

He hablado con el señor Embajador de Colombia en Ecuador, Fernando Panesso Serna y le he manifestado que sería importante que el Gobierno de Colombia le aporte al gobierno de Ecuador toda la experiencia que tenemos con la reconstrucción del eje cafetero y que la embajada de Colombia como la Cancillería le den un tratamiento y atención integral directa a la comunidad de personas colombianas que habitan en la zona del desastre en el pacifico Ecuatoriano.

También me comuniqué con el señor Ramón Jesurún Franco presidente de la Federación Colombiana de Futbol y le sugerí que conjuntamente con la Federación Ecuatoriana de Futbol y los señores Presidentes de la República de Colombia y Ecuador, estudiaran la posibilidad de adelantar un partido de futbol entre las selecciones de Colombia y Ecuador, de solidaridad con los hermanos ecuatorianos. Tal partido de futbol se puede realizar en las ciudades de Quito o Cali y su taquilla destinarse a un fondo de solidaridad y reconstrucción de la zona del desastre, similar al Fondo para la Reconstrucción de la Región del Eje Cafetero (FOREC), que existió en Colombia. Dicha iniciativa ya se la manifesté al señor Embajador de Ecuador en Colombia y de Colombia en Ecuador.

Debo destacar que he encontrado, tanto en el señor Gobernador de Nariño Camilo Ernesto Romero Galeano como en el señor Alcalde de Cali Norman Maurice Armitage Cadavid, una gran aceptabilidad a las diversas iniciativas solidarias con el pueblo ecuatoriano. De hecho, el señor Gobernador de Nariño, casi de manera inmediata ha venido impulsando una gran campaña de solidaridad con el Ecuador.

Invito al gobierno nacional, a los empresarios, a los trabajadores y pensionados a que voluntariamente y más allá de las diferencias, trabajemos de manera conjunta y destinemos un día de salario o de nuestras mesadas pensionales para la solidaridad con Ecuador y así poder reafirmar el principio solidario, “De hoy por ti, mañana por mí”, y para que todos juntos podamos decir “Ecuador amigo, Colombia está contigo”.
Fraternalmente,

 

 Angelino Garzón

Ex vicepresidente de la República de Colombia

Solicitud Angelino Garzón a Corte Constitucional

 
Santiago de Cali, 14 de abril de 2016 Doctora

María Victoria Calle Correa
Presidenta Corte Constitucional de Colombia
Palacio de Justicia Calle 12 Número 7-65

Bogotá D.C.
Ref. Solicitud Respetuosa 
Respetada señora Presidenta,

ANGELINO GARZÓN, ciudadano colombiano, identificado con cédula de ciudadanía No.14.946.998, en mi calidad de Ex Integrante de la Asamblea Nacional Constituyente que promulgó la Constitución Política Nacional de 1991, de Ex Vicepresidente de la República en el período 2010-2014, me dirijo a usted y a todos los integrantes de esa importante corporación que usted preside, para que juntos como debe ser, hagamos realidad el cumplimiento del artículo 22 de la Constitución Política, que consagra la paz como un deber y un derecho de obligatorio cumplimiento del conjunto de la población que habita en Colombia, tanto en la parte urbana como rural.

En esa perspectiva, considero que los diálogos de la Habana, Cuba., no obedecen a estrategias calculadas de la guerrilla de las farc o del Presidente Juan Manuel Santos, sino al espíritu de la Constitución que mandata a los gobernantes a promover una Colombia en paz y no en guerra, como absurdamente nos ha pasado en Colombia desde hace más de 50 años con el conflicto armado interno.

De modo que más allá de coincidir o no con el gobierno o con la guerrilla de las farc, de lo que se trata, es el de procurar vivir decentemente, en un país moderno, más democrático, sin guerrillas, tal como ya lo han hecho otros países y pueblos del mundo. Esa es por ejemplo la enseñanza de los países europeos donde a pesar de la muerte violenta de millones de personas y de numerosos casos de violación de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario con las guerras que han vivido, han logrado una política de diálogo social, de entendimiento, de reconciliación y ser referentes importantes de promoción y respeto integral de los derechos humanos.

En lo personal y a pesar de las desconfianzas, dudas y dificultades que existen, estoy respaldando que el Gobierno Nacional y la guerrilla de las farc, firmen en la Habana, en el año 2016, el acuerdo final de paz y de terminación del conflicto armado interno. Acuerdo que espero se haga con la guerrilla del eln, siempre y cuando ese grupo armado, tengan voluntad y decisión en su materialización.

Como dice el dicho popular, “Es mejor la paz que la guerra”. Pero para lograr esa paz, necesitamos meterle más pueblo, menos leyes y ser conscientes que es mejor tener guerrilleros hablando que disparando.

En ese propósito, la iniciativa del plebiscito aprobada por el Congreso de la República y que está para su estudio de constitucionalidad, puede contribuir bastante, si lo entendemos como una consulta ciudadana que busca fundamentalmente respaldar políticamente el camino de paz basado en el diálogo y la reconciliación. En tal sentido la gente estaría en libertad de salir a promover el sí o el no a esos acuerdos de paz, sin temor a ser descalificada o satanizada por ello.

De mi parte, independientemente del gobierno y de la guerrilla de las farc, continuaré trabajando a favor de los acuerdos de paz y para que más de 10 millones de personas se movilicen a votar por el sí a la paz. Lo hago, porque por principios democráticos estoy en contra de toda expresión violenta, macartista o discriminadora en la política. También, porque deseo que la guerrilla del eln firme un acuerdo final de paz y para que continuemos construyendo desde las regiones, entre ellas la del pacifico sur, un país sin guerrillas y sin la existencia de ningún grupo armado ilegal como el narcotráfico, los paramilitares, las bandas criminales o la delincuencia común.

Con todo respeto, creo que la decisión jurídica a favor de la iniciativa del plebiscito puede ser una gran oportunidad para decirle a los otros poderes del Estado, a las guerrillas, a los demás grupos armados ilegales, lo mismo que a la población en su conjunto, que la construcción y consolidación de un país en paz, presupone necesariamente la existencia de un país mejor, donde los pobres y las víctimas no sean vistos como el problema. El problema histórico en Colombia ha sido la injusta redistribución de la riqueza, lo mismo que la corrupción, los odios, la falta de mayor democracia y tolerancia política e ideológica.

Respetando su fuero interno, me permito manifestarles que si la corporación que usted preside declara inconstitucional la realización del plebiscito, sin ser su intención, puede terminar contribuyendo a crear una torre de Babel en los temas de paz, así como alargar los tiempos para la firma de los acuerdos finales de paz y reconciliación. 

Es verdad que la Constitución mandata al Presidente de la República para firmar unilateralmente acuerdos de paz, pero el sentido común y la democracia nos enseña que es mucho mejor procurar que la población se exprese libre y soberanamente, porque el logro de la paz no es patrimonio del gobierno, de las guerrillas, ni de ningún poder económico, político, religioso o social en particular, sino que es un derecho de la población. Entonces, estimulemos desde todas las instancias del Estado a que la gente del común decida en una abierta y democrática consulta popular si está por el sí o por el no a la paz. En otras palabras por el presente y el futuro de Colombia. 
Fraternalmente,
Angelino Garzón

Ex vicepresidente de la República de Colombia
Notificaciones: Las recibiré en mi correo electrónico angelino.garzon@gmail.com o en mi domicilio Avenida Colombia 1-72 Oeste edificio Alférez Real, Cali.
  

 
  
 

Intervención de Angelino GarzónEncuentro Nacional “Vamos Juntos por el Sí a la Paz”

Intervención de Angelino GarzónEncuentro Nacional “Vamos Juntos por el Sí a la Paz”
Cali, Febrero 26 de 2016

Amigos y amigas,
Compañeros y compañeras:
Agradezco su presencia en este Encuentro que tiene por lema “Vamos juntos por el sí a la paz”. Esta reunión es una expresión de unidad en la diversidad porque la paz es coincidente con el derecho a ser diferentes y porque permite que, aún siendo distintos, podamos trabajar todos por un país más democrático, mejor, incluyente y más equitativo socialmente.
Todas las personas aquí presentes tenemos en común que queremos un país en paz, sin guerrillas, sin grupos armados ilegales, sin narcotráfico y sin bandas criminales. Estamos convencidos que en la Colombia de hoy es mejor tener guerrilleros hablando que disparando.
Nuestro propósito debe estar dirigido a lograr que en La Habana, Cuba, tanto el gobierno nacional como las farc, tomen la decisión de firmar un acuerdo de paz realista, sin temores a las dudas, a las incomprensiones o a los sueños de algunas personas de persistir en el camino equivocado e improductivo de la guerra.
Ese acuerdo, sea cual sea, con sus aciertos y desaciertos, debemos respaldarlo ampliamente a nivel nacional mediante una consulta popular que se exprese en más de 10 millones de votos en todo el país.
El presente y futuro de Colombia no puede estar prisionero de los partidarios del NO a la paz o de que este proceso fracase para bien de los que han hecho del conflicto armado colombiano una manera de justificar supuestas victorias militares que nunca llegan, menos el triunfo militar de ideales revolucionarios que hace mucho rato perdieron su rumbo o la negación de mayor democracia a nivel local, regional o nacional, so pretexto del conflicto armado interno.
Definitivamente, la guerra es un gran negocio del que se han lucrado económica y políticamente algunas personas, mientras que la paz es presente y futuro para la vida y la democracia.
Estoy seguro que en la mesa de diálogo de La Habana, tanto los voceros delas farc como del gobierno nacional, superarán las dificultades que se han presentado en los últimos días entre constituyente y plebiscito.
Al final de cuentas primará el sentido común, es decir, la firma de un acuerdo de paz en el año 2016 y que, en medio de las diferencias, encontrarán los mecanismos para ser respaldado política y socialmente a nivel nacional.
Ese mismo espíritu de diálogo, de reconciliación, de una Colombia sin guerrillas, sin conflicto armado interno y sin violencia, esperamos que prime en la guerrilla del eln a fin de que cesen todas sus acciones violentas, liberen a las personas secuestradas e inicien un proceso de diálogo con el gobierno nacional.
En la perspectiva de que “Vamos juntos por el sí a la paz”, les invito para que en esta reunión analicemos la posibilidad de convocar para el próximo mes de julio a una reunión nacional amplia, en la ciudad de Cali, bajo el lema “la ciudadanía tiene el deber y el derecho de contribuir a la paz de Colombia”. La idea es que a dicha reunión lleguen jóvenes, mujeres, adultos mayores, afros, indígenas, campesinos, población lgtbi y servidores públicos, entre otros, que nos permita hacer del camino de la paz una vía que nos conduzca a un país seguro, respetuoso de la diversidad, más educado, equitativo y sin violencia.
Al agradecer los diversos saludos de entidades internacionales que nos han llegado, también, en esta reunión, debemos analizar la manera de contribuir a la iniciativa un diálogo sur-sur, en Cartagena en abril de 2017, entre países con experiencia de paz, a fin de no cometer errores que nos devuelvan a la épocas propia de sociedades bárbaras, donde las diferencias y los conflictos se resuelven eliminando físicamente a los contrarios.
Precisamente, como antesala a esta reunión, se presentaron los hechos lamentables en el corregimiento de El Conejo, en el departamento de la Guajira: Coincido con las personas que señalan que los dirigentes de las farc se equivocaron al pretender hacer política con hombres de las farc armados.

Afortunadamente, con la mediación de los gobiernos de Noruega y Cuba, parece que ya se superó este obstáculo en los diálogos de paz.
Siendo realistas, lo del Conejo es una “pendejadita” con relación a los asesinatos, secuestros, masacres, desapariciones, desplazamiento forzado, usurpación de tierras, muerte de niños y niñas por desnutrición en la Guajira, lo mismo que la liquidación a sangre y fuego del partido de izquierda UP, de una buena parte del sindicalismo en Colombia, de organizaciones de Derechos Humanos o muchos hechos de corrupción administrativa a nivel nacional o regional.
La búsqueda de la paz presupone generosidad, espíritu de reconciliación, perdón, porque con odios y venganzas no vamos a resucitar a los muertos y menos a las personas desaparecidas.
Les invito a que más allá de las críticas que tengamos al gobierno nacional, a la guerrilla de las farc y del eln, trabajemos juntos por el sí a la paz, por un presente y futuro seguro para Colombia, a nivel local y regional y para que la violencia como el conflicto armado interno se conviertan en una leyenda del pasado que nunca más debe volver a repetirse en nuestro país.

Saludos y éxitos

Ex vicepresidente de Colombia